Zidane tomó las riendas del Real Madrid

ZIDANE TOMÓ LAS RIENDAS DEL REAL MADRID

A las once menos cuarto, los aspersores de agua fueron la señal de que la plantilla merengue, ahora dirigida por Zinedine Zidane, estaba próxima a salir al terreno de juego del estadio Alfredo Di Stefano, que de a poco fue colmado por los cinco mil afortunados socios que consiguieron una entrada para ver el entrenamiento de la primera plantilla.Un día histórico para el madridismo. El último gran ídolo de la historia blanca, realizó su primera práctica como entrenador ante la mirada de miles de fanáticos, que sin importar el frío se hicieron presentes para respaldar con cantos, pancartas, bufandas y banderas al nuevo entrenador.

 Los más pequeños eran los más ilusionados con ver a la leyenda de la que tanto han hablado sus padres. Que llenaron sus cabezas con anécdotas desde la llegada de “zizou” como jugador en 2001, hasta su prematuro retiro del fútbol en 2006. Anécdotas como aquel gol ante el Deportivo de la Coruña y la volea que le dio la novena al Madrid, los recuerdos que más le recalcaron los progenitores a los pequeños.

Cinco minutos después de lo previsto, la plantilla del primer equipo blanco saltó a la cancha, la mayor ovación fue para el entrenador, que en su primer entrenamiento ya marco la pauta de sus métodos de trabajo. Ejercicios con el balón son la prioridad para Zidane.

La jornada para la plantilla comenzó con seis minutos de calentamiento, con trote alrededor de la cancha y piques cortos. Posteriormente se realizaron 15 minutos de trabajo con balón, con el tradicional juego del “bobito”, en el que dos jugadores en el centro de un círculo formado por sus compañeros luchan por adueñarse de la pelota, se dio por terminado el calentamiento.

El entrenamiento continúo con un ejercicio de espacio reducido, una especie de partido de fútbol sin porterías, el objetivo es perfeccionar la precisión de los pases y la presión en la marca. El flamante entrenador blanco, metido de lleno en su papel, se posicionó en medio de la cancha para observar de cerca el desempeño de sus dirigidos.

Los arqueros, que hicieron trabajos específicos en una de las porterías del estadio, posteriormente se integraron al grupo y así se armó un “picado” en espacio reducido, con tres equipos. El público vibró con los goles de Cristiano y James, que jugaron en equipos diferentes.

Mientras en un costado de la cancha se jugaban dos elencos, en el otro, el equipo restante hizo ejercicios con pelota quieta.

Así finalizó el primer entrenamiento del Real Madrid bajo la batuta de Zinedine Zidane. Una hora de la que se puede sacar la conclusión, que al mago del fútbol y ahora nuevo mister, le gusta los ejercicios con la pelota.

Más información en:

Futbolito de Mesa